Caza a la espía (Fair game), EE.UU. 2010

Hay historias reales que superan con creces cualquier ficción. En 2003 Valerie Plame,  hija de un oficial de la Fuerza Aérea y una profesora de primaria, era la típica mujer de mediana edad, 40 años, madre de mellizos, rubia, elegante, que vivía en un coqueto barrio  con su esposo de 53 años y ex-diplomático, Joseph Wilson. Madre perfecta, trabajadora incansable como agente inmobiliario y posteriormente consultora en energía, disfrutaba de su hogar, su familia y sus amigos. Sus problemas comenzaron cuando llegó un nuevo vecino, George Bush, a su idílico barrio residencial de Washington.

 Y aquí podría comenzar la ficción. Veamos la versión “Mujeres desesperadas”: su vecino George se dedica a proclamar ante todo el vecindario que cultiva los pepinos más grandes de todos los EE.UU. Valerie empieza a sospechar cuando a altas horas de la noche descubre a su vecino sacando a la basura grandes bolsas de una frutería de las afueras. En su investigación descubrirá que George no tiene ni siquiera huerta. Valerie revela la verdad a todo el barrio pero su vecino trama una terrible venganza: publicar en la gaceta local  que Valerie y Joseph son transexuales y que sus verdaderos nombres son James Bond y Josefa Wilson.

 

Por desgracia la calle  de Wisteria Lane es más divertida que los pasillos de la Casa Blanca. Y aquí comienza la realidad: con 22 años Valerie Plame comenzó a trabajar para la CIA, en febrero de 2002, la CIA envió a su marido a Nigeria para investigar si el gobierno de Saddam Hussein había comprado uranio para fabricar armas de destrucción masiva. Tras su viaje, Wilson negó esta posibilidad y lo declaró públicamente. El equipo de George Bush decidió publicar el nombre y la verdadera ocupación de Valerie Plame en la columna periodística de Robert Novak, que atribuyó la información a “dos altas fuentes gubernamentales”, poniendo en peligro sus operaciones en curso y su seguridad personal así como la de su familia. El resto es conocido por todos: las armas nucleares no existían y el juicio celebrado estableció importantes condenas a los implicados que, a posteriori, George Bush indultó.

 

Tras su paso por los Festivales de Cannes y Sundance, Doug Liman (realizador de El caso Bourne y Sr. Y Sra. Smith) nos cuenta esta historia basándose en dos libros The Politics of Truth de Joseph Wilson y la versión previa y no censurada por la CIA de su esposa Fair Game de Valerie Plame. En una primera parte centrada en la parte política y en la segunda, sobre las consecuencias a nivel personal y los problemas que acarrea a la pareja protagonista: Naomi Watts, tan rubia como la original, y Sean Penn, al que le hemos visto más inspirado en otras ocasiones.  

Por cierto, en la versión ficción de “Mujeres desesperadas”, a George Bush lo echan del barrio. Pero las aventuras de Wisteria Lane continúan porque el ex-presidente americano le alquila su casa a un amigo, un latino con bigotito, que asegura que el responsable de los atentados de las Torres Gemelas es un grupo terrorista de jubilados californianos.

Be the first to like this post.

One Response to Caza a la espía (Fair game), EE.UU. 2010

  1. Pingback: Caza a la espía desesperada - apezz.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <pre> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>